Sequía y hambre en África

Sequía y hambre en África

Medio Ambiente  02.06.10

El Sahel, la franja de tierras semiáridas que cruza África y bordea el sur del Sahara, otra vez enfrenta la amenaza de la hambruna. El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas advirtió que unos 10 millones de personas podrían pasar hambre durante los próximos tres meses, antes de que llegue la cosecha de septiembre.

La sequía, el hambre y la desnutrición, otra vez hacen estragos en África – AP

En esta época del año, la reserva Gadabeji solía ser el refugio para las tribus nómades que cruzan el paisaje desértico al borde del Sahara para llevar a pastar a sus vacas. Sin embargo, el pasto escasea luego que una sequía eliminó la cosecha del año pasado. Las vacas ahora están demasiado débiles para mantenerse en pie y demasiado flacas para atraer compradores, por lo que los pobres no tienen manera de comprar granos para alimentar a sus familias.

El Sahel, la franja de tierras semiáridas que cruza África al sur del Sahara, otra vez enfrenta la amenaza de la hambruna. El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas advirtió que unos 10 millones de personas podrían pasar hambre durante los próximos tres meses, antes de que llegue la cosecha de septiembre, si es que llega. «La gente perdió sus cosechas, su ganado y la capacidad de sustentarse sola y los niveles de desnutrición entre las mujeres y los niños ya subieron a niveles muy altos», dijo Thomas Yanga, director regional del programa para África occidental.

En Chad, al oeste de Níger, muchos habitantes han llegado hasta la frontera norte con Libia en busca de comida, dijo el subsecretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, John Holmes. «El nivel de desnutrición ya está más allá del punto de riesgo», dijo Holmes luego de una visita de cuatro días a Chad. «Si no actuamos ahora o lo más pronto posible, hay una posibilidad de que la crisis alimentaría se convierta en un desastre»

En Níger, hay quienes dicen que la crisis podría ser peor que la del año 2005, cuando las organizaciones humanitarias tuvieron que atender a decenas de miles de niños desnutridos. «Hemos perdido tanto que no podemos llevar la cuenta», dijo en la reserva Gadabeji un nigeriano de 45 años que debe alimentar a veinte familiares. Los miembros de su tribu llevan a sus burros hambrientos en medio de la nube naranja de una tormenta de arena para recoger la poca agua que encuentran en la planicie reseca. Tampoco encuentran mucho líquido en los pozos privados.

Las hambrunas no son nada nuevo en Níger, una ex colonia francesa de casi la misma superficie que Perú. El Sahel cruza por el medio de su territorio y separa las arenas del Sahara de las verdes tierras de cultivo de Nigeria, su vecino del sur. Las sequías severas han marcado la historia de la región durante siglos. Aún así, la agricultura es más allá de las minas de uranio, la única fuerza económica del país, donde un cuarto de la población sabe leer. Generación tras generación, las tribus nómades siguen los mismos senderos en las mismas épocas del año, con las pertenencias de cada uno en un pequeño bastidor de madera tirado por un burro.

http://observadorglobal.com/sequia-y-hambre-en-africa-n7709.html

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of