ONU declara al agua y al saneamiento como un derecho humano, a propuesta de Bolivia

ONU declara al agua y al saneamiento como un derecho humano a propuesta de Bolivia.

Agencia Boliviana de Información-ABI, Noticias, 28/07/2010, La Paz, Bolivia.

La Organización de las Naciones Unidas, ONU, aprobó el miércoles el proyecto de Resolución presentado por Bolivia para que el agua y el saneamiento sean declarados como un derecho humano, informó el embajador Pablo Solón, ante ese organismo internacional, dijo que: 122 naciones votaron a favor de la iniciativa boliviana, contra 41 abstenciones y ninguna que se haya opuesto a la misma. Agregó que entre las naciones que se abstuvieron de votar estaban Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia y Canadá.

Solón anotó que, a partir del visto bueno de las naciones integrantes de la ONU para que el agua sea considerada un derecho humano, deben actuar en consecuencia para apoyar financieramente los programas que permitan dotar a la humanidad de este elemento, por ser vital para la vida. El diplomático expresó su satisfacción por la decisión de la ONU, que hace varios años, en la década de los años 40, declaró como un derecho humano el acceso a la educación y al trabajo. No pudo ser menos que ese organismo internacional declare al agua en la misma categoría, porque los seres humanos necesitan de ese elemento para sobrevivir y la tierra para producir.  Solón manifestó que la humanidad tiene derecho a acceder al agua potable limpia y segura y al saneamiento.

El presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, ha ratificado en diversas oportunidades que el agua debe ser un derecho humano con libre acceso a todos los ciudadanos. «El agua potable es un servicio y no debe ser objeto de acciones mercantilistas», dijo Morales, al resaltar que este servicio debe estar a cargo de los Estados.

De acuerdo con estudios realizados por la ONU, por lo menos 884 millones de personas carecen en el mundo totalmente de agua limpia y 2.500 millones sólo pueden acceder a este recurso vital a más de tres kilómetros de distancia de sus hogares. Los estudios señalan, además, que 2.700 millones de personas carecen de servicios de saneamiento y otras 1.200 no cuentan con servicios de limpieza y de aseo, ni letrinas.

El proyecto de resolución presentado por Bolivia sobre el agua reafirmó la necesidad de proteger y promocionar todos los derechos humanos bajo la responsabilidad del Estado, aunque resalta la necesidad de que la comunidad internacional coopere para que la humanidad tenga acceso al agua y el saneamiento.  Sin embargo existen algunos países que tienen sus cuestionamientos para que el agua sea considerada un derecho humano. Por ejemplo, en Inglaterra, la coalición liberal-conservadora de David Cameron ha manifestado que quiere quitar de la resolución la mención al saneamiento y que ésta hable del acceso al agua pero no su reconocimiento como un derecho humano. Igualmente en Australia, los laboristas en el poder han privatizado el agua, mientras que en Canadá el primer ministro Stephen Harper alega que no puede votarla porque ello obligaría a su país a compartir sus reservas hídricas con Estados Unidos.

Bolivia ya ha consagrado en su nueva Constitución Política del Estado que el agua es un derecho humano. Así lo establece en sus artículos 16 y 20 donde resalta que el acceso al agua potable, el alcantarillado y el saneamiento es un derecho universal del hombre que no puede estar sujeto al comercio.  Desde hace 10 años, Bolivia y sus movimientos sociales han entablado una lucha para evitar que empresas privadas tengan a su cargo el tratamiento y distribución del agua, al punto que ganaron la batalla.

Esa batalla para que el agua sea declarada un derecho humano ha sido llevada ante la ONU en busca de que reciba el aval de casi dos centenares de países que consagren al agua como un derecho humano universal. De acuerdo con los estudios realizados por la propia ONU, si las naciones no asumen medidas en defensa de la sobrevivencia del planeta, se corre el riesgo que hasta el año 2030 el mundo no cuente con el agua suficiente para sobrevivir, debido al calentamiento global del planeta. Solamente en Latinoamérica se teme que unas 77 millones de personas se vean ante la carencia del líquido elemento.

El presidente boliviano ha denunciado ante la Cumbre sobre el Cambio Climático celebrado en Copenhague, Dinamarca, en diciembre pasado, que si el mundo no toma sus previsiones en defensa de la tierra como fuente de vida, al igual que del agua, el mundo avanza a pasos agigantados hacia su destrucción.  Entre esas recomendaciones está la necesidad de que el mundo y sus líderes tomen cartas en el asunto en defensa de la vida, de la tierra y del agua como recursos esenciales para que la humanidad sobreviva.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of