La crisis del agua en el sureste de Brasil, requiere medidas urgentes y sostenibles.

Juan G. R. La crisis del agua en el sureste de Brasil, requiere medidas urgentes y sostenibles.

Agua y Riego. Vol.: 6, Nº 1:4-5, marzo, 2015, España.

Brasil sufre la peor crisis de agua del siglo, ya lleva dos años de intensa sequía que afecta el sudeste del país, lo que provocará grandes pérdidas económicas. Los Estados afectados tienen un gran desarrollo económico y aportan alrededor del 50 % del PIB de la nación por lo que la duración de la sequía afectará en gran medida a la economía del país. Brasil tiene un gran desafío y debe enfrentarse a los cambios del clima, caracterizados por eventos climáticos más frecuentes y más intensos y debe de tomar las medidas necesarias en la lucha contra la sequía, las inundaciones, el abastecimiento de agua a las ciudades, la deforestación, la contaminación ambiental, el calentamiento global, el cambio climático y el control de la alta taza de crecimiento de la población.

Brasil sufre la peor crisis de agua del siglo, lleva dos años de intensa sequía que afecta el sudeste del país, que incluye a los Estados de Sao Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais y Espírito Santo, los que constituyen en su conjunto una zona de gran importancia de desarrollo económica del país que posee alrededor de 80 millones de habitantes que representan el 39% de la población del Brasil que es actualmente de 204 millones de habitantes. Como consecuencia de tanta inestabilidad climática el 28 de febrero, la ciudad de Sao Paulo sufrió grandes inundaciones por intensas lluvias que provocaron la muerte de una persona, cientos de evacuados, problemas en el transporte y pérdidas económicas. La población de Brasil en 1940 era tan solo de 46 millones, lo que indica que la misma se ha multiplicado en más de 4 veces en tan solo 75 años y esto ha contribuido a el exceso de población en la zona este del país especialmente en el sureste, lo que contribuye a una mayor demanda de agua, bienes de consumo y aun incremento de la huella ecológica del hombre

En el sistema de embalses que abastecen Sao Paulo las aguas ya están muy por debajo de su nivel normal y sino se recuperan pronto la población sufrirá cortes de agua diarios que llegaran a cinco días por semana sin agua., se considera que no va a llover lo suficiente, y la falta de agua se convierte en problema que afecta no solo a la población sino también al sector industrial, el turístico y a la agricultura. .Las soluciones utilizadas en Sao Paulo hasta ahora son, los cortes de agua, el incremento de pozos de agua y los camiones cisterna, pero el problema de la escasez de agua tiende a complicarse mucho más Según meteorología las lluvias acumuladas en el mes de enero son de 148 milímetros, que representan el 55 % del promedio histórico del mes. La precipitación media anual del país es de 1800 mm.

El gobernador de Minas Gerais, Fernando Pimentel, ya ha anunciado un racionamiento severo en los próximos tres meses si continúa sin llover. El gobernador de Río de Janeiro, Luis Fernando Pezao, mantiene que su Estado se preparó para la crisis con la construcción obras hidráulicas y descarta por ahora el racionamiento, El estado de Espírito Santo se convirtió en el cuarto de la región sureste de Brasil en ponerse en alerta debido a la crisis hídrica que amenaza el abastecimiento de agua en las ciudades, industrias y el sector agropecuario, informó la prensa local. La situación creada llevó al gobernador Paulo Hartung a pedir a las federaciones industriales que ahorren agua y busquen alternativas para su reutilización y estudiar todas las posibilidades para garantizar el suministro de agua con calidad a la población.

Las restricciones de agua afectan principalmente a la población en general, la salud pública, la industria y a la agricultura, lo que provocará grandes pérdidas económicas. Brasil posee 26 estados y un Distrito Federal, pero los Estados afectados tienen un gran desarrollo económico y aportan alrededor del 50 % del PIB de la nación por lo que la duración de la sequía afectará en gran medida a la economía del país, que se pudiera complicar aún más si la sequía se intensifica y se extiende a otras regiones. Se prevé además un aumento de los precios de los alimentos, de los productos de primera necesidad y de la energía, lo que repercutirá en la inflación. La sequía también afectará al suministro eléctrico, ya que en Brasil la obtención de energía eléctrica se sustenta en centrales hidroeléctricas dependientes de reservas de agua las que ya se encuentran muy cerca de su límite. Para tratar de evitar los apagones, que dejaron a oscuras a 11 Estados, el Gobierno ha recurrido a las centrales termoeléctricas.

La selva Amazónica ocupa un área de 6.5 millones de km2 y esta compartida por 9 países, siendo Brasil el que más área ocupa, pero la selva está desapareciendo en forma alarmante, a razón de unos 40000 km2/año lo que indica que ha ese ritmo de destrucción el Amazona, desaparecerá en poco tiempo, debido a muchas causas en la que el talado comercial de árboles para la fabricación de muebles y como materia prima para la producción de cartón y papel ocupa el primer lugar y le sigue en importancia la ganadería extensiva y los cultivos con practicas agrícolas no sostenibles. También la construcción de carreteras, caminos, el propio desarrollo no armónico de la humanidad y la minería contribuyen a la deforestación y a la desaparición de fauna y la flora del entorno. La selva Amazónica constituye uno de los pulmones del planeta Tierra y los cambios no sostenibles en esta, acelerarán el calentamiento global y el cambio climático del planeta.

Una deforestación no sostenible trae como efecto sequías más intensas y más prolongadas, liberación de más dióxido de carbono en la atmósfera, el incremento del calentamiento global, inundaciones de mayor intensidad y alargadas, lo que unidos al efecto destructivo de la actividad humana, contribuyen en su conjunto a acelerar al cambio climático y sus consecuencias, así como la contaminación del medio ambiente Es necesario elaborar un plan de forestación a largo plazo que sea sostenible y que proteja al medio ambiente, la fauna y la flora, así como que no agraven los problemas del calentamiento global y del cambio climático. Brasil debe enfrentarse a los cambios del clima, caracterizados por eventos más frecuentes y más intensos y debe de tomar las medidas necesarias en la lucha contra la sequía, las inundaciones, el abastecimiento de agua a las ciudades, la deforestación, la contaminación ambiental, el calentamiento global, el cambio climático y el control de la alta taza de crecimiento de la población.

 

 

 

 

http://www.aguayriego.com/2015/03/la-crisis-del-agua-en-el-sureste-de-brasil-requiere-medidas-urgentes-y-sostenibles/

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of