Inundaciones y efectos en Mozambique, Zimbabue y Malawi por ciclón Idai

Juan G.R. Inundaciones y efectos en Mozambique, Zimbabue y Malawi por ciclón Idai

Agua y Riego Vol.: 10, No. 1: 4-6, 2 7 Marzo 2019, España.

El ciclón Idai ha provocado grandes inundaciones y cuantiosas pérdidas humanas y económicas en Mozambique, Zimbabue y Malawi. Hay reportado más de 730  muertos, se han  destruido infraestructuras y comunicaciones, se han inundado miles de hectáreas de cultivo y poblaciones enteras, hay 2,8 millones de personas afectadas, un millón de niños requieren ayuda urgente, las pérdidas económicas se estiman en miles de millones de dólares. Se necesita ayuda humanitaria para aliviar la gran tragedia sufrida, principalmente para Mozambique que es el país más dañado. Es necesario preparase y mejorar los sistemas de drenaje para hacerle frente a futuras inundaciones, que cada vez serán más agresivas.

El sistema de tormentas en la región sureste de África se desarrolló en el canal de Mozambique el 3 de marzo como una depresión tropical y se organizó gradualmente hasta convertirse en una tormenta tropical. Para el 11 de marzo, la tormenta tropical se había desplazado hacia el este por el cálido canal en el mar de Mozambique entre la costa de África y Madagascar, ganando en intensidad hasta convertirse en el ciclón tropical Idai con vientos máximos de 165 kilómetros por hora. Según fuentes de la NASA

Durante la etapa de depresión y de tormenta tropical, cayeron fuertes lluvias en toda la zona de influencia que posteriormente se agudizó con  las precipitaciones aportadas por el ciclón Idai provocando grandes inundaciones y cuantiosas pérdidas humanas y económicas en Mozambique, Zimbabue y Malawi, siendo Mozambique el país más afectado.

Actualmente hay más de 730 fallecidos: 417 en Mozambique según datos del Instituto Nacional de Gestión de Desastres, INGC, a 23 de marzo, 139 muertos en Zimbabue  según datos del Gobierno a 21 de marzo; la Organización Internacional de Migraciones habla de 259, y 56 en Malawi por las inundaciones causadas por Idai cuando aún era tormenta tropical (datos de la ONU).Unos 2,8 millones de personas afectadas (datos del Programa Mundial de Alimentos del 21 de marzo). El Gobierno de Zimbabue cifra en 482.974 a los damnificados directos en ese país.

Un millón de niños afectados, según Unicef el 23 de marzo, los damnificados van a aumentar mucho más», según su directora ejecutiva, Henrietta Fore. Además, la tragedia ha dejado niños separados de sus familias, que aún no han conseguido reencontrarse.

Más de 55.600 hogares total o parcialmente arrasados: 39.603 casas y 3.140 aulas de colegio en Mozambique (INGC, 23 de marzo) y 16.000 hogares en los cuatro distritos más afectados de Zimbabue, entre los que se incluye Chipinge, el cual acoge un campo de refugiados que ha quedado destruido en gran parte en ese país.

El ciclón y las lluvias han arrasado amplias zonas en Mozambique, destruyendo infraestructuras y comunicaciones e inundando áreas de cultivo y poblaciones enteras en las provincias de Sofala, Zambezia, Tete, Niassa, Manica y Cabo Delgado

La provincia de Sofala, situada en el centro de Mozambique es la más afectada, las autoridades locales han informado que el 90 por ciento de Beira, una ciudad portuaria con medio millón de habitantes y la segunda más poblada del país, ha sido destruida por el ciclón que tocó tierra el pasado 14 de marzo, los equipos de ayuda no consiguieron acceder a la ciudad hasta el domingo, muchas comunidades quedaron bajo el agua. Tardaremos tiempo en saber la escala completa de las necesidades, explicó la delegada de reunificación familiar del Comité Internacional de la Cruz Roja, Diana Araujo, desde Beira, el epicentro de la catástrofe.

Vista aérea de los daños causados por las inundaciones después de que el ciclón Idai tocara tierra en la provincia de Sofala en Mozambique. EPA EMIDIO JOZINE / EPA

La población espera comida, refugio, medicamentos y agua potable, el reparto de muchos de estos bienes está trayendo problemas porque las necesidades son muy altas y la ayuda llega muy lentamente. El precio de la comida ha subido de forma exagerada: unas patatas y unos huevos fritos cuestan ahora 25 dólares, mientras que antes no superaban los 3-5 dólares.

Nos estamos preparando para ver la aparición de enfermedades que se transmiten por el agua, como la diarrea y el cólera», señalaba el viernes el portavoz de la Organización Mundial de la Salud, Christian Lindmeier. De los 17 centros de salud que hay en Beira, todos han tenido algún tipo de daño, según dijo la coordinadora médica de Médicos Sin Fronteras en Mozambique, Carina Perotti.

Las inundaciones han llegado justo cuando comenzaba la temporada de cosecha de la región, por lo que decenas de miles de hectáreas de bienes básicos se han perdido, y todo puede derivar en una crisis de inseguridad alimentaria muy grave o incluso en una hambruna. «Mozambique va a continuar necesitando atención internacional por mucho más tiempo, y no hablo de reconstrucción, sino de un periodo exclusivo de asistencia», especificaba este sábado Graça Machel, ex primera dama de Nelson Mandela

Antonio Anosso, responsable de ayuda humanitaria de Cáritas Mozambique, señala,  a toda la red Cáritas, que aún se enfrentan a algunos desafíos para obtener información de Beira, porque no hay comunicación. La máxima prioridad para nuestro personal  es rescatar a las personas, proporcionar alojamiento temporal e identificar a las personas afectadas. Aunque carecemos de recursos suficientes para responder a las necesidades más urgentes de alimentos, agua, material de refugio y medicamentos. Cáritas Mozambique está preparando 1.500 mantas para enviarlas a Beira. Asimismo, han partido desde Maputo dos equipos de Cáritas hacia las provincias de Sofala y Zambezia, las más afectadas, para llevar a cabo una identificación de necesidades de urgencia.

Los países afectados por ciclón Idai necesitan ayuda humanitaria, para aliviar la gran tragedia sufrida por grandes inundaciones y cuantiosas pérdidas humanas y económicas en Mozambique, Zimbabue y Malawi. Se han inundado miles de hectáreas lo que refleja la falta de sistemas de drenaje que existe en esos países para evacuar en el menor tiempo posible las aguas excedentes y reducir los daños económicos y las pérdidas humanas, por lo que es necesario preparase y mejorar los sistemas de drenaje para hacerle frente a futuras inundaciones, que cada vez serán más agresivas como consecuencia del cambio climático.