En Etiopía, el regadío aporta más que agua.

En Etiopía, el regadío aporta más que agua.
http://firstperson.oxfamamerica.org/2013/10/24/in-ethiopia-irrigation-brings-more-than-water/
24 de octubre 2013 | por Coco McCabe

Para la construcción del canal de riego no sólo se necesitan incontables horas de trabajo, sino el ingenio. ¿Cómo conseguir toneladas de hormigón a través de un río furioso cuando el único puente que es un tramo de troncos llenos de suciedad? Esta hazaña de trabajo agotador: la construcción de 1,5 kilómetros de canal de concreto que ahora  lleva a los agricultores un suministro constante de agua a Girisa, en Etiopía. Sin el agua, las familias pasarían hambre.

Otro signo de intrépido espíritu que inspira esta hazaña de trabajo agotador: la construcción de 1,5 kilómetros de canal de concreto que ahora  lleva a los agricultores un suministro constante de agua a Girisa, en Etiopía. Sin el agua, las familias pasarían hambre.

El canal para el proyecto de riego Girisa-Golba lleva agua desde el río Dadaba para los agricultores. Foto por Eva-Lotta Jansson/Oxfam America

Para llegar a este lugar, habíamos cruzado el río Dadaba sobre un estrecho puente intransitable en coche. El agua abajo, turbia con tierra de Etiopía, era dirigida a través de una quebrada en su camino hacia el proyecto del riego Girisa – Golba – a pequeña escala un sistema riego por gravedad implementado por Oxfam América y su socio local, el Centro para el Desarrollo de Iniciativas (CDI). Sin un puente mejor, las familias en el otro extremo se mantienen aisladas, incluso desde lo más básico.

Para la construcción del canal de riego en el otro lado se requiere no solo incontables horas de trabajo, sino el ingenio. ¿Cómo levar toneladas de hormigón a través de un río furioso cuando el único puente es un tramo de troncos llenos de suciedad? La respuesta era montar una sesión de metal en el lado de la garganta y deslizar los materiales de construcción hacia abajo en la orilla del río. A partir de ahí, los trabajadores, muchos de ellos pobladores locales contratados por la empresa de construcción, hacían  el resto de la portabilidad en sus espaldas.

Cuando me senté a la sombra de un árbol frente a la casa de Aliye Bati, a corta distancia  del final del canal de riego, estaba claro lo que significaba para él conseguir esta preciosa agua. Debido a la escasez de lluvia, no había suficiente comida, dijo Bati simplemente. Para un agricultor con seis hijos que alimentar, la falta de lluvias podría ser terrible. Pero ahora, la cebolla, la col, los granos de café y papaya crecen al tener un suministro constante de agua, asegurando que no sólo  puede comer su familia, sino que hay ingresos para enviar a sus hijos a la escuela, una oportunidad que nunca tuvo.

El poder del agua no se detiene allí. Al otro lado del río, Oxfam y CDI están construyendo un segundo canal de riego para llevar un suministro de agua también a  los agricultores del distrito de Arsi Negele.