El pantano más viejo de Europa es alicantino

El pantano más viejo de Europa es alicantino.       

Tomado de: Semanario Usted primero. No 38, Año 2, 17-23 enero, Alicante, 2012.

Los alicantinos pueden  presumir de muchas cosas inéditas y exclusivas, entre otras nuestro clima y el carácter de nuestras gentes, pero hay un patrimonio escondido para muchos de nosotros que rara vez tenemos oportunidad de conocerlo. Hoy queremos mostrarles uno de esos puntos que han tenido la fortuna de contar con mejoras en los últimos tiempos gracias a una inversión que le ha facilitado su vuelta al esplendor de cuando fue construido entre 1640 y 1672.

El embalse de Elche posee una presa de bóveda, construida en dos tramos aprovechando un promontorio rocoso en su parte media. Fue construida en el siglo XVII sobre el río Vinalopó, entre la Sierra de Elche y la loma del Castellar, estando considerada como la primera presa de arco en Europa. Originalmente fue construida para retener las aguas de las avenidas del río Vinalopó, habituales en el periodo de las lluvias torrenciales, y aprovechar estas aguas para su uso en regadíos. Han sido estas avenidas las que a lo largo de la vida de la presa se han encargado de colmar el vaso del embalse con sedimentos, disminuyendo la capacidad de retención de agua y obligando a realizar varias limpiezas para recuperar su capacidad. El 1995 se reventó la compuerta reguladora, ocasionando una gran avalancha de fangos que contribuyó a vaciar el embalse. En septiembre de 2007 se iniciaron los trabajos de rehabilitación del embalse con el fin de volver a retener agua, para crear más bien un paraje natural tipo marjal, en el que se cree vegetación y fauna. En marzo de 2008 la presa empieza a retener agua tras un periodo de 13 años prácticamente abandonada.

Actualmente la obra está reconocida como Bien de Interés Cultural por parte de la Generalidad Valenciana, y como pueden ver Ustedes en el reportaje fotográfico, se ha convertido en un lugar de peregrinaje para miles y miles de turistas diariamente. Es nuestra recomendación hacer una escapadita con zapatillas, mochila, y por supuesto, un buen bocadillo para resarcir el apetito, porque en este paraje natural todavía no hay restaurantes ni similares donde poder tomarse una cerveza con unas tapas. Llegar hasta esta joya del patrimonio alicantino es fácil, está perfectamente indicado su acceso desde el corazón de la bella Elche, otro patrimonio, en este caso de la Humanidad.

             

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of