Efecto del riego deficitario controlado en la productividad del banano

Martínez V. R. Efecto del riego deficitario controlado en la productividad del banano

 Revista Ciencias Técnicas Agropecuarias, ISSN -1010-2760, RNPS-0111, Vol. 22, No. 2 (abril-junio, pp. 51-55), 2013, Cuba.

Instituto de Investigaciones de Ingeniería Agrícola, La Habana, Cuba

El banano es una especie muy sensible al déficit hídrico, por lo que no es de esperar que responda positivamente a la falta de humedad en el suelo en ninguna de sus fases de desarrollo. Sin embargo la escasez de lluvia que ha caracterizado al país en los últimos años, aconseja determinar en cuales fases se producen las mayores afectaciones, con el objetivo de establecer estrategias de riego efectivas en los momentos de baja disponibilidad de agua. Con este fin se realizó la presente investigación, utilizando para la misma un testigo que se regó durante todo el ciclo de cultivo y cuatro tratamientos en los que se suspendió el riego en diferentes meses por los cuales transitaron sus respectivos ciclos. Los resultados indican que las fases de mayor afectación, donde no debe existir déficit hídrico fueron: la que va desde la plantación hasta alcanzar el 50% de floración y la que va desde el 90% de floración hasta el final de la cosecha, ambas con valores de afectación de la productividad superiores al 20%. La menos afectada resultó ser entre el 50 – 90% de floración, donde solo se afectó la productividad en menos del 15%.

MATERIALES y MÉTODOS

La investigación fue realizada en la Estación Experimental de Riego y Drenaje, situada en el municipio Alquízar, provincia Artemisa, sobre un suelo Ferralítico Rojo compactado, El régimen pluviométrico de la zona se caracteriza por dos épocas bien definidas, una en que ocurre alrededor del 80% del volumen total de lluvia y que va desde el mes de mayo a octubre y otra de noviembre a abril donde cae el resto. En este caso durante el período experimental cayeron 2 152 mm, distribuidos durante 24 meses El clon de Banano utilizado fue el Cavendish Gigante (Musa AAA), plantado en el mes de mayo, con un marco de 1,8 metros entre plantas y 2,7 metros entre hileras, lo que propició una densidad de 2 057 plantas/ha.  La agrotécnia del cultivo excepto el riego, se aplicó tal y como indica el instructivo técnico para el cultivo del Plátano (Cuba, Ministerio de la Agricultura).

La técnica de riego utilizada fue aspersión bajo el follaje, utilizando aspersores MAR-50F, con una disposición cuadrada (6 x 6 metros) situados a 30 cm. sobre la superficie del suelo, la dosis de riego aplicada correspondió a la calculada cuando la humedad del suelo descendió hasta el 85% de la capacidad de campo en los primeros 40 cm. de profundidad del suelo, el momento de riego fue determinado por el método gravimétrico. En el experimento se utilizaron cinco tratamientos y cuatro replicas, los cuales estuvieron distribuidos en un diseño de bloques al azar. Los tratamientos consistieron en mantener un testigo- T-1 con riego al 85 % de la capacidad de campo durante todo el ciclo de cultivo y cuatro tratamientos regados igual, pero en los que se suspendió el riego durante diferentes meses, tal y como muestra la Tabla 1.

TABLA 1. Tratamientos experimentales aplicados

MesesSONDEFMAMJJASONDEF
Tratamientos.
T-1 85 % CC
T-2xxxx
T-3xxxx
T-4xxxx
T-5xxxx

X  suspensión de riegos por meses

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Debido a que los tratamientos planteados estuvieron enmarcados en meses y no en fases, por lo general los periodos afectados abarcaron segmentos de fases y no las fases completas. Tampoco la afectación por déficit hídrico fue absoluta en cada tratamiento, debido a las características del clima donde se desarrollo la      investigación.

Como se puede apreciar en la Tabla 2 casi todas las fases se lograron afectar en algún grado con  el riego deficitario aplicado.

TABLA 2. Meses con suspensión del riego en cada tratamiento y segmentos de fases con las cuales coincidió.

Numero tratamiento.Meses con suspensión de riego por tratamientoCosechasFases cultivo

 

Primera
1No suspensión riegos————————–
2septiembre-octubre3er mes-5% de floración
3noviembre-diciembre5to meses-31% de floración
4enero-febrero59% floración-90% floración
5marzo-abril92% floración-5% de cosecha
Segunda
1No suspensión riegos————————–
2julio-agostoFin ciclo fomento-8% floración
3septiembre-octubre2do mes ciclo-53% de floración
4noviembre-diciembre66% floración-27% de cosecha
5enero-febrero94% floración-67% de cosecha

En la Tabla 3, donde se presenta los componentes del rendimiento y el porcentaje de afectación de la productividad por tratamientos, se observa que en sentido general todas las variantes que fueron afectadas por el déficit hídrico en algunas fases de su ciclo de vida, tuvieron una merma de su productividad con relación al testigo, lo cual indica la sensibilidad del cultivo al déficit de agua. Esto coincide con lo planteado por Crane & Balerdi (1998), quienes afirman que el banano requiere de grandes cantidades de agua y es muy sensible a la sequía, lo que se manifiesta en el incremento del tiempo para que se produzca la floración y fructificación, reduciéndose el tamaño y número de los frutos, así como el rendimiento total.

De la misma forma, Goenaga & Irizarri (1995 y 1998), encontraron mayor rendimiento (más del 30%) y mejor calidad del fruto, en plantas a las que se les entregó el 100% del agua perdida por evapotranspiración, que en aquellas que sólo fueron mojadas por la lluvia.

TABLA 3. Componentes del rendimiento y porcentaje de afectación por tratamientos.

No.

 

Número de dedos

totales promedio/

racimo

Peso promedio

de los dedos

(g)

Peso promedio del

racimo

(Kg.)

Rendimiento

(t/ha)

 

Porcentaje de afectación

productividad

con relación al testigo(%)

Primera cosecha
1149,0 a165,4 a25, 58 a52, 61 aTestigo
2126,8 c162,2 a21, 41 c44, 04 c16, 28
3121,3 c151,8 b19, 27 d39, 63 d24, 67
4138,8 b152,3 b21, 97 c45, 19 c14, 10
5140,0 b163,4 a23, 82 b48, 99 b6, 88
CV %1,333,003, 263, 26
Es +/-0,042,370, 340, 34
Segunda cosecha
1157,7 a163,7 a26, 59 a54, 69 aTestigo
2154,2 a140,7 b22, 56 b46, 40 b15, 15
3128,5 c161,5 a21, 60 c44, 43 c18, 76
4138,7 b141,7 b20, 65 c42, 47 c22, 34
5135,2 b138,5 b19, 63 d40, 37 d26, 18
CV %1,312,842, 922, 92
Es +/-0,072,110, 330, 33

Las medias con letras desiguales difieren entre sí al 5% de probabilidad.

Estos resultados indican que también la ultima fase a partir del 90% floración hasta el final de la cosecha, resultan altamente sensibles al riego deficitario, por lo que no es aconsejable afectar el riego en esta etapa.

Zamora (1997), sostiene que para el banano se consideran muy críticas las fases de formación inicial y desde el final de la fase vegetativa hasta el 50% de la floración, cuando es imprescindible mantener la humedad como mínimo a un 85% CC, lo cual coincide con los resultados obtenidos. Sin embargo, la misma autora señala que el cultivo es tolerante, con pequeñas afectaciones en el rendimiento en los inicios de la fase vegetativa y después de iniciada la cosecha, lo cual difiere de los resultados obtenidos en este trabajo.

De acuerdo con Socarras y Martínez (1989), el déficit de humedad entre el cuarto y el séptimo mes de la primera cosecha, período dentro del cual puede definirse el número de dedos, aunque sean de poco tiempo, muestran tendencia a disminuir el número de dedos y el rendimiento. El déficit de humedad dentro de la fase de formación del fruto, aunque ya no influyen en el número de frutos, si disminuyen el desarrollo de los dedos y el peso del racimo, y afectan el rendimiento final.

CONCLUSIONES

-En todas las fases en que existió un nivel de déficit hídrico en relación con la demanda, se produjo una afectación de la productividad, la cual oscilo entre el 6,88–26,18% en función de la fase y el nivel de afectación hídrica.

-Durante el primer ciclo, la fase más afectada en su productividad estuvo enmarcada entre los 3 meses de plantado el cultivo y el 50% de floración, fase en que se define de forma significativa el numero total de manos y dedos por racimo.

-Durante el segundo ciclo, la fase más afectada estuvo, durante el periodo fundamental de formación del fruto (90% de floración-fin de la cosecha), mostrando cuan importante también es esta fase.

-Los resultados indican que entre el 50–90% de floración podría ser de forma preliminar la fase de menor afectación, si se le suspende el riego.

 

 

http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=93225718013