Agua: potabilidad, disponibilidad y uso en México.

Agua: potabilidad, disponibilidad y uso en México.

Simón Vargas Aguilar. Opinión, 2016-10-06, México.

La disponibilidad del agua en cantidad y condiciones suficientes, tiene un impacto directo en la calidad de vida y el desarrollo social en México. El sector agrícola ocupa el 76.7% del agua utilizable, el sector industrial y las termoeléctricas utilizan el 4.2% y 4.9% respectivamente. Actualmente la media anual/ habitante llega a los 5 mil metros cúbicos de agua. El 94.6% de las viviendas particulares habitadas cuenta con servicio de agua entubada, y el 92.8% tiene servicio de drenaje. El 27.6% de las aguas residuales captadas en los centros urbanos es tratada. México ocupa el séptimo lugar en el mundo de superficie con infraestructura para el riego.

De 1990 al 2015 el acceso al agua potable pasó de 76% al 91% en todo el planeta, sin embargo, la ONU/UNICEF estima que al menos 1.8 billones de personas alrededor del mundo todavía ingieren agua contaminada con materia fecal. La sanidad del agua representa seguridad para la población, es elemento vital para la erradicación del hambre y la pobreza, la mejora de la salud, la prevención de enfermedades infecciosas y el bienestar de las sociedades y su biodiversidad. La disponibilidad y calidad del agua está relacionada con la viabilidad social, económica, política y los índices de salud de un país. La media internacional de disponibilidad de agua por habitante debe ser de mil 700 metros cúbicos al año.

Actualmente en nuestro país, la media anual llega a los 5 mil metros cúbicos por habitante. El 94.6% de las viviendas particulares habitadas cuenta con servicio de agua entubada, y el 92.8% tiene servicio de drenaje, esto de acuerdo a los datos proporcionados por el INEGI. Al 2015 se contabilizaron 31 millones 374 mil 724 hogares mexicanos, de ellos, 29 millones 48 mil 251 cuentan con dotación de agua.

Respecto al agua entubada, los estados que presentan menor disponibilidad son Oaxaca (85.5%), Guerrero (84.6%), Chiapas (87.2%), Veracruz (86.8%) y Puebla (93.0%); por otra parte, los que tienen mayor acceso al agua potable son Aguascalientes (99.1%), Colima (98.8%), Ciudad de México (98.6%), Nuevo León (98.3%) y Jalisco (98.1%). http://bit.ly/2e3zd5k

La dotación del recurso hídrico es independiente de su forma de distribución, de esos 29 millones de hogares en México sólo a 21.2 millones se les suministra agua diariamente; mientras tanto, 4.4 millones la reciben cada tercer día, 1.6 millones de hogares la obtienen dos veces por semana, 1.0 millones tienen agua una vez por semana, y la población restante es aquella que lo obtiene directamente de la lluvia. Adicionalmente, el Consejo Consultivo del Agua reporta que del 30 al 50% del agua que abastece a las familias se desperdicia por fugas en las redes y domicilios. http://bit.ly/2cTc1q9

Para atender a la creciente demanda de servicios hídricos, se aprovechan las aguas residuales de los asentamientos urbanos y rurales, recolectadas a través del alcantarillado, y también, de las descargas directas de las industrias. El 27.6% de las aguas residuales captadas en los centros urbanos es tratada. Para ello, en el país operan 2 mil 337 plantas tratadoras de aguas residuales, cuyo reutilización reduce la presión sobre el agua de primer uso y satisface las necesidades de agua que no exigen calidad de potable. Mientras que el uso habitacional sólo representa un 14.2% del total del aprovechamiento del agua. El sector agrícola ocupa el 76.7% del agua utilizable, el sector industrial y las termoeléctricas utilizan el 4.2% y 4.9% respectivamente. http://bit.ly/2dyh0Kw El consumo de agua de una persona es reducido, en general requiere de cuatro litros al día, pero para producir alimentos se necesitan hasta 5 mil litros de agua.

La FAO calcula que en los próximos treinta años la extracción de agua para la agricultura aumentará 14%, tan sólo para atender la demanda de la producción alimentaría. http://bit.ly/2dtr7nX Esta cifra se vuelve preocupante si consideramos que, a nivel mundial, del total de agua subterránea que se está extrayendo, el 43% es para el riego agrícola.

Por ello, se han implementado mejoras en la gestión y prácticas de riego, lo que ha disminuido el impacto de la producción alimentaría, tanto de los productos ganaderos como los agrícolas. En 2007, la superficie con infraestructura de riego efectivamente distribuida se estimó en 5.44 millones de hectáreas. Hoy México ocupa el séptimo lugar en el mundo de superficie con infraestructura para el riego después de India, China, Estados Unidos de América, Pakistán, República Islámica de Irán e Indonesia. Gracias a la diversidad climatológica que tiene México, este cuenta con una riqueza hidrográfica abundante. Anualmente México recibe aproximadamente 1 millón 449 mil 471 metros cúbicos de agua en forma de precipitación.

Los ríos y arroyos del país constituyen una red hidrográfica de 633 mil kilómetros de longitud, por los que fluye el 87% del escurrimiento superficial del país y cuyas cuencas cubren el 65% de la superficie territorial continental del país. Por su superficie destacan las cuencas de los ríos Bravo y Balsas, y por longitud destacan los ríos Bravo y Grijalva-Usumacinta. Las aguas de los ríos Colorado, Tijuana y Bravo se comparten entre México y los Estados Unidos de América conforme a lo indicado en el “Tratado de Aguas”, firmado en Washington, D.C. el 3 de febrero de 1944. Tomando en cuenta los flujos de salida y de entrada de agua con los países vecinos, el país anualmente cuenta con 447 mil 260 millones de metros cúbicos de agua dulce renovable.

No obstante, se debe poner especial atención al aprovechamiento que se da a los mantos acuíferos, actualmente 102 de los 653 que están en el país se encuentran sobre explotados, lo que implica un grave daño ambiental, social y financiero. Otro factor que se debe tener en cuenta, es el cambio climático, en los últimos años tanto la sequía como las precipitaciones pluviales intensas, aunadas a factores como la topografía, el uso del suelo y el estado de la cubierta vegetal, han ocasionado afectaciones a la sociedad y a las actividades económicas. México cuenta con una política de sostenibilidad hídrica, ya desde principios del siglo XX invirtió en presas de almacenamiento, distritos de riego, acueductos y sistemas de abastecimiento de agua; de igual forma, se innovó en el tratamiento de aguas residuales, reúso y administración eficiente del recurso.

http://lasillarota.com/agua-potabilidad-disponibilidad-y-uso-en-mexico#.V_yl4vSqB7M